Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

¿Quiénes ahorran?

 Tengo mi propia filosofía y convicción sobre el ahorro, concepto y cultura que considero extraordinaria si la mayoría de las familias mexicanas lograrán hacer su “marranito” que es un anhelo sano y útil, pues es una forma de prevenir situaciones adversas económicas.

Mi Columna

¿Quiénes ahorran?

Por Carlos Robles Nava

Tengo mi propia filosofía y convicción sobre el ahorro, concepto y cultura que considero extraordinaria si la mayoría de las familias mexicanas lograrán hacer su “marranito” que es un anhelo sano y útil, pues es una forma de prevenir situaciones adversas económicas.

Para conocimiento de los jóvenes de ahora, tratándose del sistema de ahorro se utilizaba la frase de “haz un marranito”, el significado que en los viejos tiempos se dio al ahorro entre infinidad de familias que en muchos de los casos ese dinero guardado o ahorrado lo aprovechaban para comprar lechones o la pareja de cerdos a fin de engordarlos y luego sacrificarlos para vender su carne, manteca, cabeza, sangre, cuero, patas, etc., dando dinero suficiente para la fiesta de los 15 años, la boda, el cumpleaños de cualquier miembro de la familia o bien para una enfermedad, convirtiéndose con el tiempo el famoso “marranito” en un símbolo de ahorro, surgiendo inclusive las conocidas alcancías en forma de “marranito” con una rajadura en su parte media superior para ir depositando ahí las monedas o billetes.

El tema viene al caso, porque en fechas pasadas, la joven periodista capitalina Sofía Macías, presentó su libro titulado “Pequeño Cerdo Capitalista”. Ahí relata una serie de estigmas, tabús y creencias de la gente del pasado sobre el ahorro, así como el no hablar de dinero en presencia de los hijos pequeños o bien en las mesas durante una convivencia hogareña.

Entre otros comentarios que escribe Sofía Macías, indica que el 35 por ciento de los mexicanos ahorra o invierte en algún plan que le reditúe utilidades o intereses.

La estimación hecha por la periodista sobre el porcentaje de mexicanos que en cualquier modalidad han tomado la cultura del ahorro, en lo personal y sin ser un avezado en la materia, considero muy elevado el 35 por ciento.

Ojalá y fuera ese porcentaje el que en la actualidad está incorporado al camino del ahorro, lo que significaría que la economía familiar no anda tan mal en nuestro País, pero hay que considerar que en estos años, los buenos tiempos no protegen mucho a nuestro pueblo que cada vez sufre los golpes que da el encarecimiento de la vida, existiendo infinidad de familias que escasamente tienen para comer regularmente, otras de ellas mal comen y las hay que ni siquiera eso.

De ninguna manera somos pesimistas o negativos, lo que pretendemos es ser realistas y analizar las situaciones y circunstancias con la crudeza que puedan representar y no echando a volar expectativas bonancibles que luego causan frustraciones cuando se habla con la verdad.

Sigue siendo México, un país con un alto índice de pobreza en sus diferentes modalidades que son desde la pobreza simple o sencilla, la mediana, la mala y la extrema y a partir del renglón que se escoja, revela la situación precaria que siguen viviendo no miles, sino millones de familias de mexicanos.

Los recursos que los gobiernos de los tres niveles destinan en sus programas sociales, son además de insuficientes, cada vez más raquíticos para apoyar y beneficiar a los grupos con mayor índice de pobreza.

No es gratuito que el gobierno federal de Enrique Peña Nieto, está tocando todas las puertas para elevar los ingresos, sea a través de reformas fiscales, energéticas, estructurales, etc., ya que este 2013 explotó para una mayoría de mexicanos, la restricción económica agudizada por la caída en su crecimiento de los países de más economía en el mundo.

Ahorrar es la palabra mágica que muchos desearíamos llegara a las familias mexicanas y que quizás en un futuro cercano o mediano plazo, no se verá, porque si en el pasado y presente los mexicanos no ahorramos, es porque no nos sobra y es precisamente lo que argumento en mi familia cuando me hablan de ahorrar para la vejez y les contesto: Sino ahorro, es porque no me sobra. (www.intersip.org)

Be Sociable, Share!