Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

¿Y, cómo atenderlos?

Diez mil niños mexicanos son víctimas anualmente de cáncer. ¿Y?. La detección oportuna podría salvar la vidas de muchos de estas pobres e infantiles víctimas. ¿Y?. La atención integral es la base en esta cada vez aguda problemática. ¿Y?. Un diagnóstico correcto a tiempo es lo conveniente. ¿Y?.

Mi Columna

 ¿Y, cómo atenderlos?

 Por Carlos Robles Nava

Diez mil niños mexicanos son víctimas anualmente de cáncer. ¿Y?. La detección oportuna podría salvar la vidas de muchos de estas pobres e infantiles víctimas. ¿Y?. La atención integral es la base en esta cada vez aguda problemática. ¿Y?. Un diagnóstico correcto a tiempo es lo conveniente. ¿Y?.

El pasado sábado 16 de febrero, dizque se conmemoró el Día Mundial del Cáncer Infantil, motivo por el que se hizo un llamado para hacer conciencia sobre este mal cada vez más frecuente en nuestros niños.

¿Porqué dentro de la conmemoración de ese “gran” día del cáncer infantil, no se incluyeron visitas de funcionarios gubernamentales, directores general de instituciones hospitalarias, de senadores y diputados federales, etc., a las pocas salas o unidades de medicina nuclear que existen en todo México.

No estamos preparados para detectar y menos atender a la cada vez más alta cantidad de pequeñines víctimas de la enfermedad de varias décadas, lo que es desgraciadamente lamentable porque como otras muchas situaciones, pretendemos enfrentarnos a los males a última hora.

Para entender un poco de cómo el cáncer, enfermedad silenciosa, pero muy agresiva está acabando ya no con jóvenes, adultos y ancianos, sino lo peor con miles de niños, sería suficiente una visita de al menos quince minutos a las pocas áreas de medicina nuclear del Seguro Social, I.S.S.S.T.E., hospitales generales y otras instituciones públicas de salud.

México no tiene suficientes oncólogos y menos áreas de medicina nuclear no con  incipiente equipo que es para detectar ciertos avances, sino para controlar mediante radiaciones o quimioterapia los variados tipos de cánceres.

A la insuficiencia de verdaderos oncólogos, no médicos generales o urólogos metidos a la cura de cánceres, hay que agregar que las unidades para radiaciones son muy costosas y aquellos equipos que hace años compró el IMSS, el I.S.S.S.T.E. o bien hospitales generales de gobierno, además de no completar para atender el creciente número de pacientes, su constante uso motiva que unos días trabajen y otros estén fuera de servicio esperando ser rehabilitados.

No estamos preparados en México para enfrentar los dos factores prioritarios para reducir en algo el cáncer cuando menos en los infantes que son a los que debe atenderse de inmediato.

Detección oportuna, ¿cómo?, atención integral ¿de dónde?, tratamiento a tiempo, ¿con que dinero?.

Los medicamentos para combatir o controlar el cáncer están fuera del alcance de quienes no están dentro del IMSS o I.S.S.S.T.E. y no se digan las sesiones de aplicación de radiaciones que para comprobarlo es más que suficiente consultar a una clínica u hospital particular.

En todo Coahuila, a lo largo y ancho de nuestro extenso territorio, solo y recientemente cuenta con un completo equipo de radiaciones el Hospital de Especialidades del Seguro Social en Torreón.

El Hospital Universitario de Saltillo, tiene una etapa primaria en medicina nuclear donde pueden hacerse diagnósticos sobre avance de cáncer en los huesos a través de un gamagrama óseo o bien un tac, cuyo costo anda en promedio de cuatro mil a cinco mil pesos.

El proyecto del gobierno de Rubén Moreira Valdez, de crear un centro hospitalario oncológico es todo un acierto, pero hay que esperar porque no todo se trata de dinero, sino de tiempo para ordenar y recibir el equipo completo para radiaciones, pero antes entrenar al personal en su adecuado uso y los riesgos que hay por la emanación de radiaciones, esto sin agregar la autorización para su instalación y uso dela Comisión NacionalNuclear.

No soy negativo ni incrédulo, soy realista porque en la vida he vivido realidades y no demagogias.

Para responder con soluciones a esos, por ahora, diez mil niños mexicanos que al año son victimas de algún tipo de cáncer, es necesario esperar a que nuestros gobernantes tengan la sensibilidad, que den una ligera y pequeña visita a las salas de medicina nuclear porque no hay nada más realista que ver la carita de esas pobres víctimas que con sus cabelleras rasuradas y sus ojos tristes, esperanzados de que les den su turno en las radiaciones o quimioterapia podremos entender la magnitud de este mal.

P.D. Si alguien conoce dónde anda el ex titular de lo que fue SATEC, Javier Villarreal Hernández, cargando los millones de dólares que se llevó, al menos es lo que dicen los medios de comunicación, pídanle o suplíquele que done aunque sean unos quinientos u seiscientos millones de pesos para comprar aunque sea un equipo completo de medicina nuclear que mucho le agradecerán esos pobres infantes que viven diariamente su desgracia, mientras Javier hizo su “gracia” con el dudo y corrupto endeudamiento para vivir en “gracia” y felizmente el resto de su vida.(www.intersip.org)